[x] cerrar vídeo

"Que los que pueden, quieran"

La pobreza y la exclusión no son fenómenos nuevos en nuestro país, pero la crisis ha desnudado y acrecentado esta realidad. En España, son casi 700 000 las familias que no tienen ingresos mensuales y muchas más las que viven con menos de 600 euros al mes. Como Vanessa y Adrián, ellos también forman parte de ese 1 de cada 5

Una producción de con la colaboración de

Una producción de Ayuda en Acción con la colaboración de eldiario.es

Gonzalo Fanjul

España es el país de la OCDE donde más han aumentado las desigualdades sociales. El 10% de la población más pobre ha perdido un tercio de sus ingresos

Ana Lima

Quienes más recurren a servicios sociales son mujeres de 36 a 50 años, casadas, con hijos y una renta en el hogar que oscila entre los 300 y 500 euros

El 45% de los hogares españoles no se puede permitir ir de vacaciones al menos una semana al año
Rosa Montero

El 16,9% de los hogares españoles tiene muchas dificultades para llegar a fin de mes y el 41% no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos

Patricia Moreira

Más de dos millones de niños y niñas viven bajo el umbral de la pobreza en España, un 27% de la infancia

El 45% de los hogares españoles no se puede permitir ir de vacaciones al menos una semana al año
Antonio Santana

La tasa de desempleo entre los jóvenes menores de 25 años alcanza el 53,8%. La más alta de la zona euro

Laia Ortíz

Desde 2009, España es el cuarto país donde más se han reducido los salarios, un 1,8%. Solo Grecia, Portugal e Irlanda los han recortado más que nuestro país

Ana Pastor

Los olvidados de la recuperación

El momento se repite. La frase es muy parecida. La mirada clavada. La voz entrecortada. La dificultad para acabar lo que estás diciendo. Cuando los periodistas hacemos bien nuestro trabajo es porque escuchamos a los ciudadanos y cuando lo hacemos muy bien es porque estamos escuchando especialmente a aquellos que se han quedado fuera de juego. A aquellos a los que la salida de la crisis les resulta una quimera. A los olvidados de la llamada recuperación económica. A los que no salen en las estadísticas de los brotes verdes y la prima de riesgo.

Son los ciudadanos a los que el paro convirtió su vida en un infierno. Y tienen nombre y apellidos. Y tienen voz aunque se les entrecorte. Y lanzan frases que duelen porque son terriblemente ciertas.

Ciudadanos valientes como Adrián y Vanessa. Tienen dos hijos y sus ingresos no llegan a los 600 euros. El paro. El maldito paro que se coló en cada rendija de sus vidas. Adrián y su voz entrecortada. Un padre queriendo explicar. Habla de fracaso. Pero no es suyo aunque él lo sienta así. "Es muy duro", dice, "que a tus hijos les exijas que rindan en el colegio y que tú no puedas darles lo más básico que es un plato de comida". "Es muy duro", repite, "mis hijos son mi vida". Frases que retumban. Se llama Adrián pero puede ser cualquiera.

1 de cada 5 personas está en riesgo de exclusión en España. Y no hay discurso político que dulcifique la realidad de tantas y tantas familias. Y aún nadie nos ha explicado por qué en tiempos de bonanza ya teníamos niveles lamentables de pobreza infantil y no se hizo nada. Las únicas respuestas las encontramos siempre en los mismos. En los únicos que han estado a la altura cuando en muchos hogares se ha hecho de noche.

Son las organizaciones como Ayuda en Acción quienes han rescatado del abismo a los ciudadanos que se han quedado atrás. “1 de cada 5” denuncia una realidad devastadora.

Podemos seguir ignorándola o afrontarla. Podemos dejar que las organizaciones civiles asuman toda la responsabilidad de un monstruo inabarcable que crece y crece gracias a los recortes. O podemos exigir a las administraciones públicas algo muy obvio: que atiendan a los ciudadanos.

La respuesta, esta vez, parece evidente. No tenemos tiempo. Y hay muchas familias a las que no se puede pedir más.